Estar iniciado - Geoda Reiki

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Estar iniciado

Las iniciaciones

La importancia de ser iniciado en Reiki

Es la cosa más importante que puedes hacer; iniciarte en Reiki. Si quieres ser un canal y no un sanador, debes de estar sintonizado para transmitir la energía reiki y no tu propia energía. Si tienes un deseo irrefrenable a utilizar la imposición de manos deberías esperar si no quieres tener algunos problemas. Desde aquí quiero poner énfasis que para todos no es así siempre, esto no tiene reglas fijas como algunos quieren creer puesto que hay personas que de manera natural han estado haciendo terapia sin saber que era Reiki. Alguna persona avispada diría que no ha utilizado los símbolos, no está sintonizada, y por tanto no es reiki, es otra cosa. Esto para mí no es cierto, al reiki no se le puede encasillar con concepciones humanas cuando su origen es divino. No sabemos cuáles son sus designios, y un ejemplo de ello es que en nuestras terapias pedimos ser los mejores canales posibles porque dejamos en manos de la propia energía que sea ella la que decida cómo y de qué manera sanar.

Hay que desechar viejas concepciones de todo blanco o todo negro y, menos aún, de pensar en tonos grises. Existe una infinitud de matices, de colores que hacen del Reiki el método terapéutico más sencillo y menos encasillado de todos. Hay libertad de movimientos pues fue creada para unir, para amar, para crecer y nada que hagamos con ella puede hacer daño excepto el que se puede hacer a sí mismo con su propio engaño al creer que puede doblegar voluntades o desequilibrar energías.

Puedo comprender la prisa y sé cómo uno se puede sentir pues yo estaba también así, había descubierto por casualidad el Reiki entrando en mí corazón de lleno y me sentía como un niño delante del cristal de la tienda deseando con toda mi alma lo que veía y lo quería todo y en ese momento.

Y ahora tienes todo a tu alcance, todas las herramientas necesarias. Espera un poquito más que todo será tuyo.
Es extraordinario y a la vez maravilloso y esperanzador que cada vez más personas tienen ese don. De forma natural y espontánea empiezan a despertar movidos por el instinto de sanar al prójimo y de utilizar el Amor sin mediar iniciación, libros, ni maestros que los orienten. Otros en cambio, en el que me incluyo, necesitan alinear su cuerpo y prepararlo para transmitir la energía divina a través de uno sin involucrar nuestra propia energía.
No somos ni peores ni mejores, todos venimos a este mundo con unas capacidades para sanar pero algunos necesitamos un "empujón".

Una de las razones de la sintonización es la de separar dentro del cuerpo nuestras energías en la sanación, es decir, de no mezclar nuestra energía vital o "Chi" (energía finita) con la del paciente y sí la de utilizar la energía universal o la energía que sustenta todo lo conocido (energía infinita).

Y al no transmitir nuestra propia energía para sanar a un paciente no tendremos nunca el problema de llegar al borde de la extenuación y a una posible indisposición. Sintonizados no nos sentimos débiles ni debemos descansar entre tratamientos. Lo que sí os puedo decir y entra en la coherencia es de no cansarse al estar de pie durante horas ya que merma nuestra predisposición.
Al estar sintonizados no consumiríamos nuestra propia energía para sanar a un paciente llegando con ello al borde de la extenuación. Imagina dando sesiones a varias personas ¿Cómo podemos terminar al final de la jornada?

Por eso quisiera diferenciar entre Sanador y Canal de Reiki. Porque se daría el caso de transferencia inversa de energía: del paciente enfermo al terapeuta con la consiguiente pérdida de salud. Puede que sólo este dando su propio Ki para sanar por tanto éste llegue a debilitarse y perder vitalidad, resfriados, sistema inmunitario bajo, etc.

Aunque no afecta para nada en el tratamiento, es preferible tener una concentración adecuada a la situación. Si nos sentimos cansados no estamos en forma al 100% ni en condiciones de ofrecer todo lo que podemos transmitir como canales que somos. Además, la persona que voluntariamente se pone bajo nuestras manos, nunca mejor dicho, necesita y se merece la mayor de nuestras disposiciones y atenciones pues Reiki no es solo canalizar, es un modo de estar en el mundo, y ahora nuestra atención debe centrarse en el paciente.

A lo largo de la Historia han existido grandes Maestros caminando entre nosotros que no han necesitado nada más que su Intención Pura para sanar. ¿Por qué no tambien nosotros que hemos sido hechos a imagen y semejanza de Dios? El Maestro Jesús nos adelantó algo respecto al respecto: “en mi nombre y sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán” (Mc 16, 17.18).
Esa es la manera más sencilla de recordarnos que no somos nosotros quien curamos y aunque es nuestro deseo que la persona sane o disuelva su problema, debemos dejarlo en manos de Dios.

Decía antes que ser iniciado es la decisión más importante pues aquí hay un punto de inflexión, uno de los más importantes en tu vida. Porque sepas que te va a cambiar de una manera u otra, y Reiki removerá en tí todo lo que ya no sirve, aún si puedes creer lo contrario. Aunque la energía reiki hará lo que vosotros queráis que haga. Tanto para uno como para el que está en una
camilla. Sí, puede curar o no, puede sanar o no. ¿Y cómo es eso si está energía viene de Dios que todo lo puede? Se llama libre albedrío. Es la mayor muestra de amor de nuestro Padre-Madre-Centro hacia nosotros. Se desgajó como pequeñas perlas para hacernos a su semejanza. Y aún así, teniendo en nosotros todo su Poder, nos dio el libre albedrío con el fin de reconocernos en nosotros su Divinidad dentro de está dualidad, en este mundo material.

Porque Él confía y como buen padre tiene fe en nosotros y como partes de Él, éste experimenta su propia creación a través nuestro.
Al final hacemos lo que queremos hacer porque es lo que Él desea que hagamos. Simple y sencillo. Esto también explica la conexión con tu Yo Soy, el Poder del Yo Soy y la conexión con Todo lo que Es.

Lo difícil para quien se inicia en 1º grado es la valentía para dar el primer paso. Y aunque digo primero es otro de los muchos pasos que habéis dado tanto buenos como malos que os conducen afortunadamente a estar aquí en este momento tan especial. Dad gracias por lo que sois, por todas las cosas que os han hecho conducir hasta aquí, porque eso es en lo que sois ahora. Y a los que leéis por primera vez un documento sobre reiki ha llegado este humilde aporte a vuestras manos. Nada es casual, puedes atribuirlo a ello si no deseas complicarte, pero el universo se mueve para darte la oportunidad de seguir avanzando. Eres tú con tu libre albedrío el principal protagonista de avanzar con resolución y alegría por este bello camino de Vida, Amor y Servicio al Prójimo.

Os convertís en Faros de Luz, en Seres de Luz con la decisión de ser sanadores reiki. Y Reiki no es solo dar con las manos, es simplemente “ser”, porque es una manera de vivir, de sentir la vida en equilibrio con todo. Y eso cambia por completo tu medio inmediato. Vuestra sola presencia puede ser detonante de un cambio en los demás, emanáis algo que otros se percatan sin saber a ciencia cierta qué es. Y lo que sienten es ese nuevo mundo que desde vuestro interior, exteriorizáis alrededor.

Después de las iniciaciones se pueden experimentar ciertos cambios físicos y síquicos, no solo para los iniciantes sino para los maestros pues se mueven muchas energías, la energía del reiki, las mías, las tuyas, la de los maestros y guías que por simpatía hacen acelerar las vibraciones de nuestros cuerpos.
Traslado un comentario de una buena amigo reikista y es una percepción que me ha comentado algunas veces: cuando las iniciaciones terminan, la sala queda en silencio y vacía a nuestro parecer pero emana un brillo especial que dura hasta el día siguiente.


Fragmento del libro "Reiki Usui en la Nueva Era", de Geoda.

 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal