Estudios medicos - Geoda Reiki

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Estudios medicos

Reiki y Ciencia

DISTINTOS ESTUDIOS CIENTÍFICOS SOBRE REIKI


1. ESTUDIOS CIENTÍFICOS SOBRE REIKI. Por Mónica Levy


A principios de 1900, Mikao Usui decía que "mente y cuerpo son uno". Y, aunque hoy parezca redundante, la ciencia recién ahora lo está empezando a comprender, aunque aún quedan muchos médicos que tratan al "órgano enfermo". El sistema de Reiki también se está aceptando en hospitales de todo el mundo. Es utilizado antes y después de intervenciones quirúrgicas y se ha comprobado que hubo un uso mucho menor de calmantes para los dolores, internación más breve en el hospital y un aumento en el bienestar del paciente.


El Dr. Mehmet Oz, cirujano cardiólogo, trabajó con Julie Motz, quien le aplicaba reiki a sus pacientes. Eran personas que habían recibido trasplante de corazón, o experimentado operaciones a corazón abierto. Ella trató a once, y ninguno tuvo la tan común depresión post-operatoria. Los pacientes con bypass no tuvieron dolores ni debilidad en sus piernas, y los pacientes trasplantados no experimentaron rechazo de sus órganos.A continuación se detallan investigaciones hechas mediante sanción en presencia y/o a distancia para diferentes situaciones. Actualmente se está investigando el concepto de sanación a distancia midiendo los campos bio-magnéticos.


NIVELES DE HEMOGLOBINA HUMANA Y SANACION CON REIKI.
El propósito es examinar los efectos de Reiki en los niveles de hemoglobina y hematocrito.
Procedimiento: se midieron los niveles de hemoglobina y hematocrito en 48 adultos que participaron de un seminario de nivel 1. Se trabajó con un grupo control sin tratamiento.
Resultados: usando un ensayo T hubo un cambio estadísticamente significativo en los participantes antes y después del curso. El 28% experimentó un aumento y el resto una disminución. No hubo cambios en el grupo control sin tratamiento. Conclusiones: Reiki tiene un efecto fisiológico medible. Los datos apoyan la premisa que la energía puede transferirse entre individuos con el propósito de sanar, equilibrar y aumentar el bienestar. Algunas personas tuvieron un ascenso de su nivel sanguíneo y otros un descenso, hecho que resulta consistente con ese concepto. Reiki es equilibrio en cada individuo.


MEJORIAS EN SUPRARRENALES, BAZO Y FUNCIONES NERVIOSAS CUANTIFICADAS MEDIANTE UN EXAMEN ELECTRODERMICO.
Objetivo: evaluar los efectos terapéuticos de los tratamientos con Reiki en enfermedades crónicas.
Procedimiento: se llevó a cabo en 5 pacientes en peligro de vida y enfermedades crónicas como lupus, fibromialgia, y esclerosis múltiple. Se los trató durante 10 semanas con 11 tratamientos de reiki a cada uno. Durante ese período no se utilizó ningún otro tratamiento nuevo.
Inicialmente se dieron tres tratamientos en días consecutivos y luego uno por semana durante ocho semanas.
Resultados: se examinó a los pacientes 1) antes de comenzar el estudio, 2) después del tercer tratamiento, 3) después del décimo tratamiento. Cada individuo fue medido por resistencia eléctrica de la piel en tres puntos de acupuntura de manos y pies. En el punto cervical/toráxico las mediciones pasaron de 25% debajo de lo normal al rango normal. Las mediciones suprarrenales fueron del 8,3% debajo de normal a normal. Las mediciones del bazo fueron del 7,8% debajo de lo normal a normal después de solo tres sesiones. Todos los pacientes informaron que aumentó la relajación, se redujo el dolor, y hubo mayor movilidad después de los tratamientos con Reiki.


DOLOR, ANSIEDAD, Y DEPRESION EN ENFERMOS CRONICOS.
Se hizo la prueba en 120 pacientes con: dolor de cabeza, artritis, úlcera, cáncer, enfermedad cardíaca, asma y HIV. Se los dividió en grupos y se realizaron cuatro estilos diferentes de tratamiento: Reiki, relajación muscular, ningún tratamiento, y falso reiki. Cada grupo recibió tratamientos de 30 minutos dos veces por semana durante 5 semanas. Se los examinó antes y después de la serie y durante tres meses después de haberlos completado.
Resultado: reiki demostró ser significativamente superior a otros tratamientos en 10 de 12 variables. En el chequeo de los tres meses estos cambios demostraron ser consistentes y se apreció una significativa reducción en el índice Total de Clasificación del Dolor y en las Cualidades Sensorial y Afectiva del Dolor. Aquí se ponen en evidencia importantes efectos del Reiki en la ansiedad, el dolor, y la depresión.


ESTUDIO DOBLE CIEGO AL AZAR ACERCA DEL EFECTO DE LA SANACION A DISTANCIA EN UNA POBLACION CON SIDA AVANZADO.
Objetivo: hallar el efecto de sanación a distancia en pacientes con Sida durante un estudio doble ciego de 6 meses de duración.
Procedimiento: 40 pacientes con SIDA fueron divididos en dos grupos. La mitad recibió sanación a distancia (reiki, chamanismo, budismo, cristianismo y judaísmo) pero no se les dijo que se les estaba haciendo sanación a distancia. Intervinieron 40 terapeutas del territorio de EE.UU. Los pacientes del grupo que recibía sanación, lo hacia seis días por semana durante 10 semanas.
Los pacientes tratados tuvieron una disminución considerable en las visitas a consultorios e internaciones. Menos enfermedades severas y se les mejoró el humor. Ello se extendió por los siguientes seis meses.


Fuente: La Enciclopedia de Reiki: guía práctica más completa de Reiki japonés y occidental. Autor: Bronwen Stiene




2. LA CIENCIA MIDE EL CAMPO ENERGÉTICO HUMANO. Por Dr. James L. Oschman y Nora Oschman

Nota: las figuras a las que hace referencia el siguiente artículo no aparecen en el escrito de Reikiforum y la imagen que hay recogida como figura 1 es de otro extracto hacia este artículo)


La noción de energía es un tema que forma parte de varios sistemas de cuidado complementario, incluyendo el Reiki. Por razones históricas y emocionales, hay dos palabras-clave que no se pueden mencionar en la sociedad de investigaciones académicas: "energía" y "toque". Por lo tanto, no es sorprendente que el Reiki haya sido desdeñado por los investigadores de la ciencia biomédica.

Esta situación está cambiando rápidamente gracias a las investigaciones hechas en todo el mundo.
La historia de como el concepto de "energía de curación" pasó de la fase inicial de sospecha y ridículo a la respetabilidad, es una de las más fascinantes y significantes que se pueden contar.

Igual que en muchos otros campos de la investigación, lo que era absolutamente cierto hace 20 años, ha cambiado drásticamente. Por ejemplo, en el transcurso de unas décadas, los científicos pasaron de la convicción de que no hubiera algo que se pudiera llamar un campo energético alrededor del cuerpo humano, a la convicción de que este campo existe. Además, comprendemos cada vez más el papel de estos campos energéticos en cuanto a la salud y a la enfermedad. La mayoría de la gente no es consciente todavía de estas investigaciones y persisten en su actitud de que no hay una base lógica para la curación energética.

El motivo principal por el cual la actitud empezó a cambiar, es el desarrollo de instrumentos muy sensitivos, capaces de medir la energía sutil alrededor del cuerpo humano. Una importancia especial tiene el magnetómetro SQUID (1*), que es capaz de detectar campos biomagnéticos minúsculos asociados a actividades fisiológicas en el cuerpo. (Figura 1) Se trata del mismo campo de energía que personas sensitivas han descrito desde hace milenios, pero que los científicos han ignorado porque no había medios para medirlo objetivamente.




Para resumir los descubrimientos hechos hasta el momento, los editores de un nuevo periódico internacional (2*) han pedido una revisión del concepto de la "energía de curación". A pesar del hecho de que nosotros venimos estudiando este tema desde hace unos 15 años, la preparación de una revisión completa nos llevo a un profundo examen del asunto, llegando a algunas conclusiones sorprendentes.

Habitualmente, los descubrimientos-clave no son hechos por científicos que estudian las diferentes técnicas como el Reiki, el TT (Toque Terapéutico) o el HT (Healing Touch).

Lo que ocurre es que científicos tradicionales, con la lógica habitual y utilizando métodos científicos, empiezan a clarificar el papel de las diferentes energías en el proceso de curación. Por lo tanto, sus conclusiones tienen la misma base científica que la de la medicina clínica moderna. Para más detalles, ver los artículos que hemos publicado sobre el tema (3*).

El Campo Energético Humano
Desde hace tiempo se sabe que las células y los tejidos generan un campo eléctrico que se puede medir en la superficie de la piel. Pero, las leyes de la física afirman que cualquier corriente eléctrica genera un campo magnético correspondiente en el espacio. Dado el hecho que estos campos magnéticos son demasiado pequeños para ser detectados, los científicos asumieron que dichos campos no podían tener una importancia fisiológica.

Esta situación empezó a cambiar en 1963. Gerhard Baule y Richard McFee, del Departamento de Ingeniería Eléctrica, Universidad de Siracusa, Siracusa NY, detectaron el campo biomagnético proyectado por el corazón humano utilizando dos electroimanes de 2 millones de vueltas de hilo cada uno, conectados a un amplificador muy sensitivo.
En 1970, David Cohen de MIT, utilizando el magnetómetro SQUID, confirmó los resultados concernientes al corazón. En 1972, Cohen, había mejorado la sensibilidad de su aparato, lo que le permitía medir los campos magnéticos producidos por la actividad del cerebro, alrededor de la cabeza.

Seguidamente, se descubrió que todos los tejidos y los órganos producen pulsaciones magnéticas específicas, que son ahora conocidas bajo el nombre de campos biomagnéticos. Los exámenes tradicionales, como el electrocardiograma y electroencefalograma, se completan ahora por exámenes biomagnéticos llamados magnétocardiograma y magnétoencefalograma. Por distintas razones, el estudio del campo magnético alrededor del cuerpo, da indicaciones más exactas sobre la fisiología y la patología que el estudio del campo eléctrico.


La patología altera el campo biomagnético
En los años ’20 y ’30, Harold Saxon Burr, eminente investigador de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, sugería que se puede detectar las enfermedades en el cuerpo energético antes de que los síntomas aparecieran. Estaba convencido también de que se podría evitar las enfermedades alterando el campo energético.
Estos conceptos, que entonces parecían demasiado prematuros, son hoy confirmados por los laboratorios de investigación médica en todo el mundo. Científicos utilizan aparatos SQUID para realizar cartas de las alteraciones del campo magnético alrededor del cuerpo debido a las enfermedades. Otros, aplican campos magnéticos pulsantes para estimular la curación.
Una vez más, personas sensitivas han descrito estos fenómenos desde hace tiempo, pero no había una explicación lógica del proceso.


La proyección de energía por las manos de "curanderos - terapeutas"

Al principio de 1980, el Dr. John Zimmerman empezó una serie de estudios sobre el toque terapéutico, utilizando un magnetómetro SQUID, en la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado, en Denver. Zimmerman descubrió que un enorme campo biomagnético pulsante emanaba de las manos de un practicante de toque terapéutico. La frecuencia no era estable, sino "barría" sobre un segmento de 0,3 a 30 Hz (ciclos por segundo), con una parte importante de su actividad alrededor de 7 – 8 Hz (Figura 2).

Las pulsaciones biomagnéticas de las manos están en la misma frecuencia que las ondas cerebrales. Los estudios científicos de las frecuencias necesarias para la curación indican que las ondas cerebrales "barren" constantemente todo el segmento de frecuencias terapéuticas, estimulando de esta manera la curación en todo el cuerpo.

La confirmación de los descubrimientos de Zimmerman llegó en 1992 cuando Seto y sus colegas, en Japón, estudiaron a practicantes de distintas artes marciales y de otros métodos de curación. La emisión de "Ki" de sus manos era tan potente que se podía medir con un simple magnetómetro que consistía en dos electroimanes de solamente 80 000 vueltas de hilo.

Después, los estudios sobre los practicantes de Chi Kung, se centraron en los campos sonoros, de luz y térmicos emitidos por los "curanderos – terapeutas". Lo que es particularmente interesante es que la frecuencia de la pulsación varía de un momento a otro.

Asimismo, los investigadores médicos que desarrollan las terapias de campos magnéticos pulsantes, encuentran que esta misma frecuencia es eficaz para desencadenar el proceso de "curación espontánea" en muchas enfermedades incluso para pacientes enfermos desde hace 40 años. Frecuencias específicas estimulan el crecimiento de nervios, de huesos, de piel, de capilares y de ligamentos.

Los practicantes de Reiki y sus pacientes tienen a diario experiencias de desencadenamiento de "curaciones espontáneas" y la medicina académica, gracias a los descubrimientos científicos, empieza ahora a aceptar esta terapia como lógica y benéfica.

En la figura 2, hemos indicado fragmentos de la señal que corresponden a las frecuencias utilizadas por los aparatos médicos para estimular la curación de distintos tejidos.


Diferencias individuales en la proyección de la energía y la detección.
Para poder estudiar la proyección de la energía de las manos de terapeutas, los científicos tienen primero que aceptar la idea de que hay diferencias enormes entre las personas. Además, la práctica de diferentes técnicas puede aumentar aún más el efecto.

Existen explicaciones neurofisiológicas y biofísicas en cuanto al papel de la Práctica y de la Intención.

Un hecho que no es muy conocido es que las "ondas cerebrales" no son confinadas únicamente en el cerebro, sino que se difunden por todo el cuerpo mediante el sistema perineural, los tejidos que rodean los nervios. El Dr. Robert O. Becker describió justamente como este sistema, más que cualquier otro sistema del cuerpo, se encarga de la curación de las heridas en todo el cuerpo. El sistema nervioso actúa como una "antena" para proyectar las pulsaciones biomagnéticas que empiezan en el cerebro, en el thalamus. Además, las ondas que empiezan en el cerebro como pulsaciones relativamente débiles, ganan fuerza mientras se desplazan a lo largo de los nervios periféricos hasta las manos. El mecanismo de esta amplificación incluye probablemente el sistema perineural y los demás sistemas de tejidos de conexión.


Conclusión:

He mostrado en este breve resumen como ciertas experiencias de los terapeutas energéticos tienen una base en la biología y la física. Despreciadas durante siglos, las terapias energéticas pueden tener su plaza en la medicina clínica. Los grandes descubrimientos de los biólogos y de las personas sensitivas se están integrando para darnos una comprensión más profunda de la vida, de la enfermedad y de la curación. La ciencia no puede quitar el último misterio a la vida, ni borrar el lado espiritual de la curación. Creemos que la investigación sobre las terapias energéticas puede llevarnos a una comprensión completa de la VIDA, de la ENFERMEDAD y de la CURACIÓN.


Jim y Nora Oschman

Referencias:

(1*) SQUID son las siglas de Superconducting Quantum Interference Device.

(2*) "Journal of Bodywork and Mouvement Therapies", Harcourt Brace & Co. Ltd. Edinbourg

(3*) Se puede conseguir una lista completa de nuestros artículos a "Nature’s Own Research Association" P.O. Box 5101, Dover, NH 03821, EEUU, tel. 603 742 3789, fax 603 742 2592, e-mail: Joschman@aol.com
Jim y Nora Oschman son los directores de "Nature’s Own Research Association" en Dover, New Hampshire. Jim es uno de los pocos científicos académicos que se ha concentrado sobre la base científica de las distintas medicinas complementarias y alternativas. Jim y Nora han escrito docenas de artículos sobre los mecanismos fisiológicos y biofísicos implicados en distintas técnicas terapéuticas. Para más informaciones sobre Jim y Nora, sus artículos y sus actividades, consulten en Internet: www.bodywork-res.com

Fuente: AQUÍ




3. BIBLIOGRAFÍAS DE INVESTIGACIONES SOBRE EL EFECTO DE REIKI

Alandydy, P. & Alandydy, K. (1999) Using Reiki to support surgical patients. Journal of Nursing Care Quality, 113, 4, 89-91

Algarin, R., (1995) Using Reiki as a harm reduction tool and as a stress management technique for participants and self. Northeast Conference: Drugs, Sex and Harm Reducation Conference Syllabus, (1995), Harm Reduction Coalition and the Drug Policy Foundation, the ACLU AIDS Project and the CityUniversity of New York.

Anonymous. (1994) A warning about Reiki healing [Letter to the editor]. Australian Nursing Journal, 1 (11), 4.

Barberis, L., (1996) il Reiki: terapia esoterica o interazione quantistica? Abstracts from European Colloquium on Ethnopharmacology 3, 87

Barnett, L., & Chambers, M. (1996) Reiki energy medicine: Bringing healing touch into home, hospital, and hospice. Vermont, U.S.A: Healing Arts Press.

Behar, M. (1997) Reiki; bridging tradition & complementary healing techniques. OT Practice; 2, 2, 22-23

Biley, F. C. (1993) Energy fields nursing: A brief encounter of the unitary kind. International Journal of Nursing Studies, 30, 6, 519-525.

Brewitt, B., Vittetoe, T., Hartwell, (1997) The efficacy of Reiki hands-on healing: improvements in spleen and nervous system function as quantified by electrodermal screening. Alternative Therapies3, 4, 89Available from Hartwell Healing & Health, 2850 228th S.E. #D, Issaqauah, WA 98029

Brown, F. (1992)Ancient Reiki accepted at a modern American Hospital. The Journal of Awareness. pp. 3,16.

Bucholtz, R. A. (1996) The use of Reiki therapy in the treatment of pain in rheumatoid arthritis. Unpublished master's thesis, University of Wisconsin, Oshkosh, Oshkosh, Wisconsin, U.S.A.

Bullock, M., (1997a) Introduction to Reiki: A complementary therapy for life. Alternative Therapies in Clinical Practice 4, 2, 41-43

Bullock, M., (1997b)Reiki: A complementary therapy for life. American Journal of Hospice and Palliative Care, 14, 1, 31-33

Clark, L. (1988) Reiki in a G.P. Practice: A Report based on 29 patients over the period 5.10.99 - 25.7.01. Unpublished. (More ....)

Dressen L. J. & Singg S., (1997) Effects of Reiki on Pain and selected affective and personality variables of chronically ill Patients. Subtle Energies & Energy Medicine, 9, 1, 51-82

Engebretson, J. & Wardell, D. (2002). Experience of a Reiki Session, Alternative Therapies, 8, 2, 48-53

Harris, D. & James B.H. The Mystery and Meaning of Reiki. Unpublished.Available from Hartwell Healing and Health 2850 228th S.E. #D, Issaquah, WA 98029

Hartwell, B., Brewitt, Dr. B. (1997) The efficacy of Reiki hands-on healing - Improvements in adrenal, spleen and nervous function as quantified by electro-dermal screening. Alternative Therapies Symposium, Florida 1997. Alternative Therapies, 3, 4, 89.http://www.oz.net/~hartwell/research/ResearchStudy.htm

Kelly, S. (1998) Study Finds Distant Healing Therapy helps AIDS patients. California Pacific Medical Centre Complementary Medicine Research Institute,

Kennedy, P. (2001) Working with survivors of torture in Sarajevo with Reiki, Complementary Therapies in Nursing and Midwifery, 7, 4-

Kozina, N.K. (1997) Reiki. Easten School. Parapsikhologiia I Psikhofizika, 1, 23, 108-111

Litchfield, G. (1999) Reiki Healing. Journal of Natural Medicine 3, 1, 3-4

Lubeck, W., Petter, F.A. and Rand, W.L. (2001) The Spirit of Reiki. Twin Lakes, Lotus Press.

Mailoo, V.J. (2002) A brief introduction to Reiki.British Journal of Therapy & Rehabilitation. May;9(5):190-3

Mailoo, V.J.(2001) Reiki to Reduce Anxiety:A Literature Review.Journal of Chartered Physiotherapists in Mental Healthcare. Jun;18 13-17.

Mansour A, Laing G, Nurse J, & Denilkewich A. (1998) The Experience of Reiki: Five Middle-Aged Women in the Midwest, Journal of Alternative and Complementary Therapies; 4, 3, 211-217

Mansour, A., Beuche, M., Laing, G., Leis A., & Nurse, J. (1999) A Study to Test the Effectiveness of Placebo Reiki Standardization Procedures Developed for a Planned Reiki Efficacy Study, The Journal of Alternative and Complementary Medicine, New York 5, 2, 153-164.

Mansour A, Beuche M, Laing G, Leis A, Nurse J. (1999) A Study to Test the Effectiveness of Placebo Reiki Standardization Procedures Developed for a Planned Reiki Efficacy Study, The Journal of Alternative and Complementary Medicine; 5, 2, 153-164

McCabe, P., Ramsey, L., & Taylor, B. (1995) Complementary therapies in relation to nursing practice in Australia (Discussion Paper No. 2). Canberra, Australia: Royal College of Nursing Australia.

McGoldrick, J.R. (1997) Invisible Force: 'Subtle Energy' therapies such as Acupuncture, Reiki & Therapeutic touch are showing results and steadily gaining respect among psychotherapists. Common Boundary Dec,15, 6,22, 24-30

Milton, G., & Chapman, E., (1995) The benefits of Reiki treatment in drug and alcohol rehabilitation programs. Pathways to healing: Enhancing Life through Complementary Therapies, Conference Proceedings, Sept, 24-25 Canberra: Royal College of Nursing, Australia

Moccia, V.C. & De Martino, M. (1996) Le vie del Reiki: il recupero dell'inita. Abstracts from European Colloquium on Ethnopharmacology, 3, 88

Neklason, Zale T. (1987) The effects of Reiki treatment on telepathy and personality traits. Thesis (MS in Counselling) 80 pages - Calif. State University, Hayward - Contact Staroazerl7@hotmail.com

Nield-Anderson, L. Ameling, A. (2000) The Empowering Nature of Reiki as a Complementary Therapy. Holistic Nursing Practice, 14, 3, 21-29

No Author (1997) Reiki: Tapping the unseen self. International Journal of Alternative and Complementary Medicine, 15, 9, 22-23

No Author (1998) Reiki; a balancing therapy. International Journal of Alternative and Complementary Medicine, 16, 2, 22-23

No Author (1998) Reiki: Im Einklang mit dem Universum. Therapiewoche, Basel, 14, 8, 326

No Author (1999) Remedy Brief: REIKI This Japanese system of energy healing is used for acute and chronic pain. Natural Health - Massachusetts, Sept, p41

Olson, K. & Hanson, J. (1997) Using Reiki to manage pain: a preliminary report. Cancer Prevention & Control, l, 2, 108-115

Potter J. (2004) Science and Healing: A Reiki Focus. Unpub. workshop handout used at the UK Reiki Federation Festival 2004. more....

Rand W. Reiki in Hospitals, Reiki News from The International Centre for Reiki Training website

Rand W. Reiki Research, Reiki News from The International Centre for Reiki Training website(www.reiki.org)

Rand W. The Nature of Reiki Energy, Reiki News from The International Centre for reiki Training (www.reiki.org)

Rivera, C. (1999) Reiki Therapy - A tool for Wellness. Imprint - New York - National Student Nurses Association, 46, 2, 31-33

Rosentiel, L. (1991) Hypnosis and Reiki. Journal of Hypnotism, Dec; 8-10

Sabrina, T. (2000) The Science Behind Reiki - What Happens in a Treatment?UK Reiki Federation website (www.reikifed.co.uk)

Sawyer, J. (1998)Clinical Exemplars; the first Reiki practitioner in our OR. AORN Journal, 67, 3, 674-77

Schlitz, M. & Braud, W. (1985) Reiki-Plus natural healing: an ethnographic/experimental study. PSI Research, Sept/Dec; 4, 3-4, 100-123.Available from Mind Science Foundation, 8301 Broadway, #100, San Antonia, TX 78209

Tattum A., (1994) Reiki - healing and dealing. Australian Nursing Journal. Aug; 2, 2, 3

Thornton, L. (1991) The effects of energetic healing on female nursing students. Unpublished master's thesis, California State University, Fresno, California.

Thornton, L. (1996a) A study of Reiki, an energy field treatment, using Rogers' science. Rogerian Science News, 8 (3), 14 - 15

Thornton, L. (1996b) A study of Reiki using Rogers' science: Part II. Rogerian Science News, 8 (4), 13-14.

Thorton, L. (1996a) A study of Reiki, An energy field treatment, using Rogers' Science. Winter; VIII, 3.Available from Lucia Thorton, 12592 Valley Vista Lane, Fresno, CA 93720

Thorton, L. (1996b) A study of Reiki using Rogers' Science, Part II. Spring; Vol VIII, 4 - availability, as aboveAvailable from Lucia Thorton,12592 Valley Vista Lane, Fresno, CA 93720

Van Sell, SL. (1996) Reiki: an ancient touch therapy. RN. Feb; 59,2, 57-59

Wetzel, W. (1989) Reiki Healing: a physiologic perspective. Journal of Holistic Nursing, 7, 1, 47-54.Available from Wendy Wetzel, 452 Dahlia Street, Fairfield CA 94533

Whelan, K. M. & Wishnia, G. S. (2003) Reiki therapy: The benefits to a nurse/Reiki practitioner. Holistic Nursing Practice, 17, 4, 209-

Whitsitt, T., (1998) Reiki Therapy Journal of Christian Nursing, 15; 1, 12-13

Wirth, D.P., Brenlan, D.R. Levine, R.J. Rodrigues, C.M. (1993) The effect of complementary healing therapy on postoperative pain after surgical removal of impacted third molar teeth. Complementary Therapies in Medicine; 1, 133-138

Wirth, D.P. et al (1994) Complementary healing therapies. International Journal Psychosom, 41, 1-4, 61-67

Wirth, D.P. et al (1996a) Wound healing and complementary therapies: a review. Alternative & Complementary Medicine; 2, 4, 493-502

Wirth, D.P. Chang, R.J., Eidelman W.S., and Paxton J.B. (1996b) Haematological indicators of complementary healing intervention. Complementary Therapies in Medicine; 4, 14-20

Witte D. & Dundes L. (2001) Harnessing Life Energy or Wishful Thinking?: Reiki, Placebo Reiki, Meditation and Music, Alternative and Complementary Therapies, 7(5): 304-309


Fuente: Reiki-research



.

 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal