OMS - Geoda Reiki

Vaya al Contenido

Menu Principal:

OMS

Reiki y Ciencia

¿CÓMO CLASIFICA LA OMS AL REIKI?


Lo que sigue a continuación es un extracto de lo que se puede leer er en la pagina 14 y siguientes, del Manual de estrategias de la OMS. Para su mayor comprensión, en el apéndice VII de este mismo documento se encuentran la siglas y abreviaturas utilizadas aquí.

En el panel de descargas, en el apartado varios, dentro de la pestaña Descargas se encuentra este documento para ser bajado.

--------


En muchos países desarrollados, el uso cada vez mayor de la Medicina Complementaria y Alternativa (MCA) indica que existen otros factores aparte de la tradición y el coste. La preocupación sobre los efectos adversos de los fármacos químicos, las cuestiones asociadas con los enfoques y suposiciones de la medicina alopática, el mayor acceso del público a información sanitaria, los cambios en los valores y la reducida tolerancia del paternalismo son algunos de ellos.

“La medicina tradicional (MT) está basada en las necesidades de las personas. Distintas personas pueden recibir distintos tratamientos incluso si, de acuerdo con la medicina moderna, sufren la misma enfermedad. La medicina tradicional se basa en la creencia de que cada persona tiene su propia constitución y circunstancias sociales que dan como resultados distintas reacciones para las “causas de la enfermedad” y el tratamiento.”

Al mismo tiempo, la esperanza de vida más larga lleva consigo un riesgo mayor de desarrollar enfermedades crónicas o debilitantes tales como las enfermedades coronarias, el cáncer, la diabetes y los trastornos mentales.Aunque los tratamientos y las tecnologías alopáticas son abundantes, algunos pacientes han encontrado que no les proporciona una solución satisfactoria. Los tratamientos y las tecnologías no han sido lo suficiente eficaces o han provocado efectos adversos. Un estudio nacional realizado en EE UU demostró que la mayoría de los usuarios de la MCA no percibían la MCA como “alternativa” a la medicina alopática sino como “complementaria”.

Un estudio reciente ha demostrado que el 78% de los pacientes que padecen VIH/SIDA en EE UU utilizan alguna forma de MCA.

En países desarrollados las encuestas realizadas sobre la conducta en busca de sanidad y la satisfacción del cliente, han observado un elevado grado de apreciación de la calidad de la atención ofrecida por los proveedores de MCA. Los riesgos relativamente bajos percibidos, asociados con el uso de terapias de MT también es un factor contribuyente para su popularidad.

En un análisis de datos sobre malas prácticas de 1990 a 1996 en EE UU, las quejas contra quiroprácticos, masajistas y acupunturistas fueron menos frecuentes y por lo general implicaban lesiones menos graves, que las quejas efectuadas contra médicos. En un estudio literario mundial, sólo se identificaron 193 efectos adversos tras un tratamiento de acupuntura (incluyendo efectos relativamente menores tales como dolor y vértigo) durante un periodo de 15 años.


Reacción ante la popularidad de la MT/MCA
Los gobiernos están respondiendo ante el creciente uso de la MT/MCA. Muchos países están en la actualidad desarrollando normativas para la práctica de quiropráctica, mientras que 24 países ya cuentan con dichas normativas. Otros países están trabajando para regular las medicinas con base de hierbas — el número de Estados Miembro de la OMS  con normativas relacionadas a la medicina con base de hierbas aumentó de 52 en 1994 a 64 en 2000. En el año 2000,  Australia, Canadá, Madagascar, Nigeria y EE UU han desarrollado normativas para las medicinas basadas en hierbas. (La OMS se asoció con Madagascar y Nigeria en el desarrollo de sus normativas). En algunos países, están floreciendo estructuras, presupuestos y formación en MT/MCA.

El cada vez mayor número de institutos de investigación nacionales sobre MT en los países en vías de desarrollo es también un signo de la creciente importancia de la MT.  De echo, la mayoría de los países en vías de desarrollo tienen ahora institutos nacionales de investigación de MT. Ejemplos destacados podemos encontrar en China, Ghana, la República Popular Democrática de Corea, la República de Corea, India, Mali, Madagascar, Nigeria, Tailandia, Indonesia, la República Popular de Laos, Sri Lanka y Vietnam. Mientras tanto, en los países desarrollados, las reacciones ante la popularidad de la MCA se está haciendo cada vez más amplias. En 1995, el parlamento noruego examinó cómo la MCA podía incorporarse mejor al servicio sanitario noruego. Esto incluye la consideración de:  certificación de formación y educación profesional en MCA, y documentación de tratamientos con MCA. En 1997, el ministerio de sanidad y asuntos sociales estableció un  comité para observar varios aspectos de la MCA. Su informe propuso la revocación del Acta Relacionada con el Curanderismo, y la creación de un sistema de registro para los proveedores de MCA. Asimismo, propuso la distribución de fondos a lo largo de un periodo de cinco años, a fin de aumentar los conocimientos de la MCA y fomentar la cooperación entre proveedores de MCA y el sistema sanitario noruego.42 Esto último le siguió en el ámbito internacional en 1999 el
Memorándum de Entendimiento sobre Cooperación en Materia Sanitaria firmado por los ministros de sanidad de la República  Popular China y Noruega. El acuerdo buscaba fomentar la sanidad y los servicios sanitarios en ambos países, centrándose en la MT/MCA, el desarrollo, la regulación y la organización de hospitales.

La provisión de MCA y su uso también se ha revisado oficialmente en el Reino Unido, tras la cada vez mayor preocupación sobre su seguridad. En la actualidad — con la excepción de la osteopatía y la quiropráxia, que están protegidas por estatuto — cualquier persona puede practicar la MCA sin ninguna formación.

En 1999, la Casa de los Comunes solicitó al Comité de Ciencia y Tecnología un estudio de este tipo de atención sanitaria. El comité recomendó la creación de un mecanismo central (subvencionado con recursos gubernamentales y de asociaciones caritativas) para coordinar, asesorar y controlar la formación del estudio de la MCA. Segundo, sugirió que el Directorado de Investigación y Desarrollo del Servicio Nacional Sanitario, y el Consejo de Estudios Médicos, dedicaran fondos de investigación para crear centros de excelencia para la investigación de la MCA, utilizando como modelo el Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa de EE UU (véase la página siguiente).

El aumento en las oportunidades de formación y educación en MCA en el Reino Unido también reflejan el creciente interés en este tipo de atención sanitaria. La formación en acupuntura, por ejemplo, se ofrece en un mayor número de centros académicos. Y a los estudiantes de medicina también se les ofrece cursos de MCA, aunque tienden a ofrecer formación académica únicamente, en lugar  de enseñar habilidades clínicas específicas. La proporción de escuelas médicas en el Reino Unido que ofrecen dichos cursos subió de un 10 a un 40% entre 1995 y 1997.43 En EE UU,  un gran número de escuelas médicas cuentan ahora con clases y programas electivos de MCA.

De igual forma, En los países desarrollados, la financiación y el establecimiento de estudios sobre MCA y las unidades de investigación en las instalaciones de investigación de excelencia son una tendencia en auge. En el Reino Unido, el Servicio Nacional de Salud ha subvencionado recientemente dos ensayos de acupuntura para el tratamiento del dolor crónico, mientras que en Alemania, un centro  para el estudio de la MCA en la Technische Universität de Mónaco ha elaborado una serie de importantes revisiones sistemáticas. En EE UU, en 1992, el Congreso estableció una Oficina de Medicina Alternativa en los Institutos Nacionales de Salud (véase http://nccam.nih/gov/). El mandato de esta Oficina se vio ampliado en 1999, al convertirse la Oficina en Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM). La NCCAM ha recibido progresivos aumentos presupuestarios — en el año 2000, su presupuesto había subido a 68,4 millones de dólares estadounidenses. Al mismo tiempo en el año 2000, la Casa Blanca estableció la Comisión de la Casa Blanca sobre  medicina Alternativa. Creada por una orden ejecutiva el 8 de marzo de 2000, la Comisión  se encargó del desarrollo de un grupo de recomendaciones legislativas y administrativas para maximizar los beneficios de la MCA  para el público en general. Cuenta con diez miembros, incluyendo senadores y expertos.

EE UU también cuenta con un gran número  de unidades para el estudio de la MCA, basadas en instituciones de investigación tales como la Universidad de Maryland, Universidad de Columbia en Nueva York, Universidad de Harvard en Massachusetts y el Memorial Sloan-Kettering Cancer Centre en Nueva York.

La actividad internacional en MT/MCA se está haciendo cada vez más prominente. La Unión Europea (UE) ha completado recientemente un proyecto COST (Cooperación Europea en el campo de la investigación Científica y Técnica) sobre “medicina no convencional”. Y en 1999 la Asamblea Parlamentaria de la UE (con el título
Un enfoque europea a las medicinas no convencionales), se pidió a los Estados Miembro que fomentasen el reconocimiento oficial de la MCA en las facultades de medicina, a fin de alentar su uso en hospitales y alentar a los médicos alopáticos a estudiar MCA en el ámbito universitario. También en Europa, la Agencia Europea para la Evaluación de Medicamentos (AEEM) trabaja en la calidad, seguridad y eficacia de los productos médicos con base de hierbas. Y la AEEM estableció un Grupo de Trabajo sobre Medicinas a base de Hierbas en 1997. (Véase también el Capítulo 4).

Más recientemente, la
Abuja Declaration on Roll Back Malaria, firmada por los jefes de estado y gobierno de 53 países africanos en el año 2000, reconoció la importante contribución que la MT hace para luchar contra la malaria. La Declaración incluye una petición a los gobiernos para asegurar la eficacia de tales tratamientos, y hacerlos disponibles y accesibles a los grupos comunitarios más pobres.

 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal