Ser un canal - Geoda Reiki

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Ser un canal

Qué es Reiki

Ser un canal

El Reiki es el poder inteligente del cosmos, sea que se manifieste a escala global o local. Y un practicante Reiki es aquella persona que está sintonizando conscientemente a esa fuerza universal y que por tanto se deja guiar por su sabiduría intuitiva.
Por tanto, al ser canal puedes sentir la vibración del amor, sentir el amor en uno y como canal y no sanador, la Paz y Sanación no serán transmitidas si no se tiene fe en lo que se hace. Somos instrumentos del Padre-Madre-Centro, somos servidores suyos.

Si fuera sanador mi preocupación se centraría en curar tu dolencia mientras me despreocupo del señor que tiene la dolencia puesto que no interviene para nada en ella y , menos aún, Dios Padre-Madre-Centro. Esto lleva implícito el supeditar al paciente sobre el terapeuta. Tanto el propio paciente que se rinde a manos del señor que le va a quitar su dolor, como por otro el terapeuta tomando el control de su vida y de su enfermedad. Quiero decir con esto que el enfermo es dueño de su propia enfermedad y debe hacerse cargo de ella, no dejándola a otros sino haciéndose cargo y ver que ello viene producido por sí mismo y sólo él tiene la respuesta que abre la puerta a su sanación. Sanar su cuerpo significa también sanar una parte de sí mismo.
Un Canal por el contrario, hace de intermediario en la sanación entre Dios y la persona, y la sanación se origina en la parte espiritual pues la mayoría de las veces una disfunción en el cuerpo material esconde su origen en los demás cuerpos. Aquí lo importante es la parte espiritual, más que la física. Si a consecuencia de una sanación espiritual se produce una física, eso es otra cosa.

Atención, no debemos de reprimir nuestro deseo de curar pues somos seres humanos pero debemos siempre aceptar el libre albedrío de las personas con respecto a su curación pues un enfermo podría querer curarse pero su Ser Superior puede decir lo contrario a la espera un cambio de su ser 3D como parte de alguna lección. Las enfermedades pueden ser catalizadores de cambios, no solamente para los protagonistas sino para su familia o allegados. El cambio puede producirse por tener que cambiar de lugar de trabajo o vivienda o tener que cuidar a alguien que al final te obligue a pensar en ciertas cosas o que cambies de hábitos. Las posibilidades son infinitas y casi podemos decir que las interrelaciones de todos estos, vamos a llamarlos contratos de unos con otros, hace que veamos este mundo con otros ojos y que todo, todo, todo, tiene un porqué.
No hay que echarle la culpa de nuestros males pues todo lo que nos pasa es por una buena razón, dolorosa algunas veces pero necesaria para nuestra evolución.

Ya adelanto de las posibles incongruencias con ciertos términos que a lo largo del libro veréis remarcar hasta la saciedad varias ideas. Por un lado hablo de la total libertad de movimientos con la energía Reiki que puede confundirse en muchas ocasiones perfectamente con la ausencia de reglas, y por otro del Poder del Pensamiento cuando lo enfocamos para conseguir una sanación cuando lo primero que un buen sanador hace es dejar que la voluntad de nuestro Padre se haga cargo de ello unido al libre albedrío de la persona a sanar. Ahora hablaré un poco más de esto.

En ambos casos, la experiencia me ha enseñado que Reiki se amolda al modo y al arte de cada Canal. Se acomoda a nosotros porque no debemos olvidar que Dios es el último y más Alto Ser que utiliza su Poder para desarrollar una de sus múltiples facetas: la de servício a los demás. Qué mayor lección para todos de Amor y Entrega en el servicio a todo lo creado por Él mismo.
Mikao Usui decía que la sanación era una consecuencia de nuestra conexión con Dios a través de Reiki y no la causa principal, pero verás a lo largo del libro mandatos, afirmaciones y posiciones de manos para cada tipo de dolencia en las que se atiende a esa sanación.

Debo aclarar que Usui hablaba de “acercarse a Dios para elevarnos”, y matizaría que nuestra acción en está Nueva Era se centra más a “tomar conciencia de Dios en mí”.
No hay exclusión de uno u otro concepto, es más una evolución natural de nuestra espiritualidad. En un principio, los dioses estaban representados en los distintos elementos de la naturaleza, más tarde claudicaron por otros con el empuje y desarrollo de las ideas monoteístas. De ahí hasta nuestros días poco ha cambiado. Somos pequeñas piezas a merced de sus designios. En algunos momentos fue Juez y Castigador implacable de almas hasta transformarse en un Padre Amoroso para todos. EL concepto de Dios y su interpretación ha cambiado a la par con la percepción de nuevas realidades y del análisis de nuestros propios sentimientos internos.


En la Historia del Hombre, ese Dios ha vivido por siempre fuera de nosotros y la única relacción con él ha sido la de señor y vasallo, la de dirigir la mirada hacia arriba en busca de su apoyo y su misericordia, el concepto de pecado original por la que ya estábamos marcados desde el nacimiento y por ello la causa de venir a sufrir a este mundo para conseguir como premio, a través del sometimiento más absoluto, los placeres prometidos del Cielo, en una vida mejor que nunca era la suya actual. Y ese pensamiento nos ha marcado muy hondo, sin mencionar religión alguna, ha convencido de esa verdad siempre impuesta para someternos a un poder delegado por Dios y mandado desde la tierra.

Pero no hay que preocuparse ni lamentarse por lo que fue y menos hacer culpables a nadie. Todo lo que ocurre en la vida tiene una buena razón de ser. Estamos aprendiendo a ver la Luz Interna y para ello hemos pasado por todo tipo de grados desde los comienzos del ser humano. Para conocer algo con profundidad hay que contemplar todas sus facetas.

Con lo explicado anteriormente, el sentido de las palabras del Maestro Usui no le quitan un ápice de verdad pero sí le añaden nuevos matices a mi entender porque sigue tan vigente como antaño ese anhelo de Comunión con Él.


CÓMO AUMENTAR EL CANAL DE REIKI

Una cosa muy importante que todo reikista debe saber y asimilar: hay que dar mucho Reiki, Reiki, Reiki y mucho autotratamiento. Es esencial para potenciar nuestros canales de energía, puesto que haciendo un uso continuado aumenta nuestra capacidad para captar y asimilar una mayor cantidad de energía abriendo nuestros chacras, que a su vez se capacitan aún más para recibir y asimilar más cantidad de energía. Aquí sí se puede utilizar la máxima de “da y recibirás”.
El poder de la utilización aumenta la capacidad de canalización de cada vez más energía. No entra a cañón a través nuestro, solo la que podemos soportar. Recordar que Reiki es energía inteligente.


No penséis que un tercer grado o maestría es mejor que un 1º grado. El principio es el mismo, sanar. El 90% de las veces utilizaras reiki de 1º grado, pues la aptitud que debes tener siendo reikista es la misma en cualquiera de los niveles excepto que para un maestro, debe además de darse a los demás en calidad de servicio (no es sumisión) además de transmitir la maestría a otros.


No somos los artífices de la sanación pues todo el valor se lo tenemos que dar a Padre-Madre-Centro y al propio interesado que es el que acepta su sanación, pero en cierta medida nosotros también tenemos que ver pues si no estamos bien afinados, lo dicho antes Reiki y autotratamiento, no seremos lo suficientemente efectivos.
No quiero quitar ningún merito a la cantidad de energía que puedas canalizar si no te cuidas pues siempre ella irá donde más se necesite y será efectiva 100%. Esta energía es sabia, “sabe”, es consciente y por lo tanto pasará la justa que puedas asimilar, si no fuera así nos saltarían los plomos. La energía Reiki no se empobrece contigo, tú eres el que se empobrece y dejas de ser lo efectivo que en un principio hubieras llegado a ser.


Yo cuando puedo, una de las frases que utilizo es: “Padre, Guías, Maestros, ayudarme a SER EL MEJOR CANAL POSIBLE y me rindo ante ti Padre en lo que sea para su bien más elevado”.
Hay veces que mi oración es más corta o larga según el tiempo que tenga o como mi corazón sienta en ese momento.
Lo que quiero explicar es que mi compromiso es ser el mejor canal posible.

Como humano deseo se cure de su mal o de su dolencia, por eso digo lo de "me rindo ante ti" como sentimiento de aceptar de buena gana todo lo que Él designe.
Si uno lleva mucho tiempo alejado de los tratamientos, porque tuvo una crisis de sanación o porque sus obligaciones adquiridas le han impedido seguir realizando la sanación reiki, etc. No es una buena excusa pero como tal hay que aceptarlas, no hay juicio alguno por mi parte y no debe haberlo por el vuestro, es la primera lección que debemos aprender, no hacer juicios de valor pues cada uno es artífice de sus propias lecciones y hay tantas para cada uno como seres humanos habitamos este bello mundo. Puede que necesite ponerse las pilas de nuevo haciéndose auto tratamientos o mejor aún, que se vuelva a reiniciar en su mismo nivel. Es una manera de desatascar los canales para empezar de nuevo con renovadas fuerzas pues nunca es tarde para volver. Pero que sea él quien decida cómo y cuándo.

Lo que sigue continuación está sacado del manual de 1º grado Reiki del maestro Paradharmadas:

COMO SENTIR, MOVER E INCREMENTAR LA ENERGÍA REIKI

Este ejercicio es muy fácil y así podremos sanar con más rapidez y al mismo tiempo incrementar nuestro canal energético, aumentar nuestra confianza y saber que aunque seamos o no seamos reikistas somos portadores de la inmensa energía sanadora. Porque un ser que se mueve, vive y late su corazón es y tiene energía de la forma más natural pero hay quien expresa solamente un 3 ó 5% de energía y los hay quienes expresan 20 ó 30% de energía. Cuanto más feliz y satisfecho somos, más energía movemos y de ella nos alimentamos. Empezamos con un simplísimo ejercicio apto para todo el mundo.

1º Poner las manos juntas y frotarlas como si algo bueno nos fuera a suceder o como si quisiéramos que nos tocara la lotería. Frótensela como un mínimo de tiempo de diez segundos a un máximo de veinte. Esto hace que se activen los puntos térmicos de la mano y al mismo tiempo se estimulen energéticamente algunos de los meridianos que desde las manos recorren ciertas partes del cuerpo.

2º Mantengan por el tiempo de diez o veinte segundos las manos juntas con los dedos bien estirados y las yemas de los dedos de la mano derecha en contacto con las yemas de los dedos de la mano izquierda (manos relajadas y sueltas). Sientan el calor de las manos y el hormigueo, etc.

3º Separen solamente dos milímetros las manos y sientan como se incrementa en calor en la zona libre que hemos dejado entre las manos. Mediten en ello otros diez segundos.

4º Vuelvan a separar otros dos milímetros y meditación. O sea cada diez segundos separar las manos dos milímetros pero siempre meditando y sintiendo el calor que estamos acumulando entre los espacios de las manos.

5º Si se prefiere durante este proceso una persona puede imaginar o visualizar un núcleo de luz, un punto de luz o un pequeño sol entre nuestras manos eso nos ayuda mucho pero muchísimo a crear, acumular y mover mucha energía sanadora. Los dedos siempre han de estar sueltos y relajados como si tuviéramos entre las manos una pompa de jabón pero del cristal más finísimo que nos podamos imaginar. Hay que tener delicadamente está pompa de finísimo cristal entre nuestras manos con la más sutil de las delicadezas porque si separamos muy rápido puede caérsenos la pompa de cristal y si la apretamos mínimamente la presión como para aplastar un delicadísimo microbio podríamos aplastar la pompa de cristal y donde la más insignificante tensión podrían aplastarla. ¿Me entienden en lo que hay que meditar y la actitud que hay que tener con las manos? (brazos y espaldas relajadas)

6º Una vez que hayamos llegado a una separación (opcional para cada uno) pero doy un ejemplo: supongamos que la hemos separado en este precioso y meditativo ejercicio, unos quince centímetros y siempre y en todo momento concentrándonos y sintiendo esa energía y calor que hay en esa pompa de finísimo cristal. Cuando ya tenemos esa distancia, llevamos con muchísima delicadeza y suavidad (tienes todo el tiempo del mundo) llevarás las manos, por ejemplo, hacia tus ojos, cara, cabeza plexo, algún chacra en especial, al estómago, corazón y, etc. (donde quieras)
También puede ponerse bajo la nariz, y respira esa energía con tres respiraciones profundas y visualiza que esa energía creada por ti se extiende y alimenta tu cuerpo.
Pero vamos a tomar como primera experiencia a vivir el ejemplo más básico de todos. Independientemente si la zona elegida está sana, o bien, si hay algún dolor en ella, y si hay dolor sentiremos alivio, y si no lo hay sentiremos su energía, calor u hormigueo, en su centro en su interior.

Elegimos una rodilla. Bajamos suavemente las manos hacia ella y vamos a abrazar con las manos la rodilla sin tocarla, solo poner las manos alrededor de ella y hagan un movimiento suavísimo, casi imperceptible de vaivén con las manos sobre la rodilla. El movimiento tiene que ser tan sutil que nadie puede darse cuenta que estás haciendo ese movimiento de vaivén. Pero TÚ sí que lo estás sintiendo. Ahora cierra los ojos, si quieres, y centra toda tu atención en lo que está sucediendo en tu rodilla, sobre todo en el centro interno de la rodilla. Suele tenerse sensaciones de movimientos, de suavísimo cosquilleo, de un agradable calor que se incrementa por segundos, de expansión de la rodilla. En fin, puede tenerse muchas sensaciones.

7º Cuando hemos llegado a este punto viene la fase más potente y energética para la multiplicación del poner sanador.

a) Esta vez cierra los ojos 

b) Visualiza el centro del universo como una luz energética, como el corazón de luz y energético de universo, como la energía de DIOS en potencia.

c) Una vez tienes en tu mente ese núcleo energético de luz y energía como centro del universo, creación y mantenedor al inhalar (por la nariz) visualiza que está energía baja como un láser hacia tu coronilla.

d) Retienes unos segunditos la respiración y le visualizas la energía en tu corazón, en tu plexo o en tu cerebro.

e) Exhalas por la nariz (siempre la respiración ha de ser por la nariz).


Ojo, cuando exhalas debe meditar que esa energía que has bajado viaja a través de tus brazos hasta llegar a las palmas de las manos y es entonces cuando en el último aliento de tu exhalación empujas mentalmente la energía desde el centro de las palmas de tus manos hacia el centro de la rodilla. Has de hacer esta respiración completa tres veces. Hay que imaginarse que al inhalar lo hace por la coronilla para absorber energías y al exhalar exhalas por las manos para mandar y empujar la energía.

En cualquiera de los casos, tanto si hace sanación como si lo hace como un ejercicio, al terminar, llévate ambas manos a descansar cuatro dedos más abajo del ombligo, el TAN TIEN, que es donde se guardan las energías y el proceso de respiración siempre el mismo inhalar trae energías y exhalar mandar o empujar las energías.

Si elegimos por ejemplo este: poner las manos debajo mismas de tu nariz y respira esa energía con tres respiraciones profundas y visualiza que esa energía creada por ti se extiende y alimenta tu cuerpo. Podemos hacerlo tres veces cada día par promover en nosotros la juventud la belleza y la salud.

Ya ven que es muy simple y sencillo aunque explicarlo cuesta mucho y aunque en las primeras veces al practicarlo nos cueste mucho pero que pasado un pequeñito tiempo será de lo más fácil.

Este es un ejercicio que todos los reikistas, sanadores masajistas deberían aprender y hacerlo suyo y verán que como con el tiempo se dé lo más sencillo y natural que existe.

Yo en ocasiones cuando paseo con mi mamá de 82 años la cojo de la mano o le pongo una mano en la espalda el hombro y mientras hablo con ella o simplemente paseamos convierto esos momentos en meditación y haciendo este simplísimo ejercicio le mando energía. Con mi mujer en cada beso y abrazo hago lo mismo.


Paradharmadas

 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal